Reflexión y carta abierta: Aclaro de antemano que no es mi intención molestar u ofender a nadie que piense contrario a mí. Últimamente me he unido a varios grupos donde confluyen dibujantes, ilustradores y artistas plásticos mayoritariamente de América Latina y he visto que hay una diversidad muy importante de edades, propuestas y estéticas, pero que todos ellos tienen algo en común, no he visto o no me consta hasta el momento que ningún dibujo, ilustración o pintura tenga de manifiesto una crítica social, trate un tema político o muestre algo "visceral" o “removedor” sobre ese artista. Todos los dibujos que he visto son retratos, copias de comics, Manga, bodegones y caricaturas de “famosos”, pero en ninguno he visto de forma expresa la voz del artista que muestre algo que no sea “decorativo”. No estoy en contra de las cosas “decorativas” o los dibujos basados en la fantasía, luego de aclarado éste punto, me pregunto ¿no es raro que en éstos espacios que nos brindan las redes sociales no haya nadie comprometido con ninguna causa, pequeña o grande e intente expresarla? ¿que no se indigne con algo y exprese aunque sea un poco de rebeldía? ¿no es llamativo el hecho que todos publiquen naturalezas muertas o retratos de Angelina Jolie o Robert Downey Jr? Por mi parte siempre he dibujado la realidad que me rodea y trato de ser crítico y hasta sarcástico cuando hago un dibujo de un tema de momento o reflexión en particular como lo es éste caso. Me podrán decir que es un compromiso un poco “laxo” dibujar caricaturas, pero es un compromiso al fin, a la hora de expresar lo que pienso. Siempre trato de dar otro punto de vista al que mira o lee mis Post, sé que no voy a cambiar la realidad del Tíbet por hacer un dibujo, pero sé, que lo puede ver otra persona y que ésta se entere de lo que pasa y pueda reflexionar sobre ese u otro tema. No sé, puede que el que esté equivocado sea yo por elegir éstos espacios donde lo que prima sea mostrar cosas en la gran vitrina de internet y que lo que se busca es simplemente que te digan “que buen dibujante sos” o “es impresionante tu técnica”. En lo que a mí respecta claro está que me gusta y reconforta el halago porque hace bien al ego, pero recibir “me gusta” o halagos y solo halagos, no nos hace ser mejores dibujantes o mejores personas. Porque en definitiva, parafraseando un poco a Silvio Rodríguez, terminamos siendo un amasijo de cuerdas y tendones, como lucesitas montadas para escena, un testaferro del traidor de los aplausos. 

{ 1 comentarios... read them below or add one }

  1. Hola Martin, tanto tiempo
    Debo reconocer que estoy de acuerdo con tu reflexión. Yo siempre vi el arte, como un medio para expresarse o para transmitir algo, mas allá del lenguaje formal de las palabras (aunque una novela o una poesía también las considero obras de arte). Y últimamente, lo que la gente consume y aprueba, es el "arte comercial", o como tu le llamas, "arte decorativo".
    Por otro lado, me pongo en el lugar de estas personas, que tienen un talento creativo (aunque me niego a llamarles artistas), y que buscan utilizar ese talento para ganarse la vida. Si lo vemos de manera lógica, podríamos entender que esa persona talentosa tiene interés en mostrar su estilo, y que al expresar un mensaje, su estilo siempre queda en segundo plano. Cuando un mensaje se interpone entre el estilo y el ojo del que aprecia la obra, puede opacar el buen estilo del artista, o disimular la mediocridad y pobreza de técnica.
    En resumen: Están los que tienen talento creativo, y que buscan ganarse la vida mostrando su estilo. Están los que tienen algo que decir. Y están las personas excepcionales que tienen ambas cualidades. También están los que solo pueden sobrevivir manteniéndose en el rebaño, pero prefiero no hablar de toda esa gente.

    ResponderEliminar

- Copyright © Martín Andrade -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -