"Cosas de pareja"



#dibujo #drawing #ilustración #illustrator #vampiro #vampire #amor #love #comic

"Cuando la parca te sorprende"



#dibujo #drawing #humor #muerte #death #ilustraciones #illustrator #artista #artist

Parca 2.0



#dibujo #ilustración #parca #muerte #drawing #illustration #death

"Humor Vs Ironía"


En base a unas críticas que he recibido, donde me han dicho que mis dibujos no hacen reír en grupos donde se sube "humor gráfico" (mayoritariamente "Memes" y textos cortos de tono "humorístico"), me puse a reflexionar y hacerme una crítica. 
Hacer humor, como lo que se conoce popularmente, es muy complejo, hacerlo dibujando creo que más, pero lo más difícil es entender el significado etimológico de la palabra humor, para entender de qué hablamos cuando nos referimos o criticamos en este caso mis viñetas.
Según la RAE (http://dle.rae.es/?id=KpO2OpY) la palabra humor lo que menos tiene es el concepto de algo gracioso o que nos de alegría, en ese sentido las críticas recibidas a mis viñetas, están en lo correcto. Digo que son correctas porque mis dibujos muchas veces no buscan hacer "humor" o hacer reír. Pero ¿cómo hacer entender a los espectadores que los dibujos o viñetas que muestran situaciones con diálogo o sin él, abarcan un espectro más amplio, no tienen que ser lineales o que para dibujar una idea no es necesario caer en lugares comunes o replicar textos de memes?
Creo que la palabra ironía (http://dle.rae.es/?id=M6heFtP) es la que se ajusta más a lo que hago y hacen otros colegas dibujantes o ilustradores. 
En lo particular busco y he buscado siempre que en mis viñetas se plasme una idea, una reflexión sobre un hecho puntual, criticar, denunciar, etc., para que el que lo vea no solo se quede con el dibujo, que podrá o no gustar, lo que si, que sea un disparador o que genere una reflexión en el otro, una reacción y si es posible en alguno hacer reír mediante la ironía y no con el humor.
Es utópico poder "gustar" a todas las personas y llegar a ser universal con lo que hago, eso solo se reserva para los grandes maestros, pero bueno, seguiré en el trillo, dibujando e intentando poder llegar a las personas, poder dejarles un mensaje, mi visión sobre el mundo y las cosas cotidianas que nos suceden, en cada viñeta con la ironía a tope.



"Amores locos"




#sirena #mermaid #dibujo #drawing #humor #amor #love #pescador #fisherman #pesca #fishing #comic

"Amor en tiempos de divorcio"


 #dibujo #humor #divorcio #ilustración #cupido #parejas

"Lobos sueltos"


"Mandamientos 2.0"


"Cosas de Terapia"


"Cosas de pareja"


"Día del niño"



Cuando lo invisible está frente a nuestros ojos.

"Jubilado a los 40"


Siempre escuché que llegados los 40, habría un cambio radical, conmoción y hasta alguna crisis.
Pues bien, no sé cuánto hay de verdad, mito o coincidencia, pero en lo que a mí respecta, me dio y duro el paso de los 39 a los 40.
Pero bueno, no es mi historia la que viene al caso, lo que sí, es comentar como he visto que se comporta el mercado laboral a la hora de publicar una vacante y como la tenemos los "veteranos" que llegamos a los 40 años para conseguir trabajo y si es digno, "más mejor".
Si tienes que salir a buscar trabajo al mercado laboral formal, es decir, cuando vas a una empresa, fabrica, oficina o lo que sea, donde vendas tu mano de obra, me atrevería a afirmar que nosotros los de 40 o más, nos vamos a enfrentar a un mercado un poco difícil, por no decir cruel.
Abundan los avisos que piden, persona responsable, dispuesta a sumarse a un equipo de trabajo dinámico y formal, poseer amplia experiencia en el rubro (excluyente), buen manejo de relaciones interpersonales, respeto a las directivas impuestas por la empresa, entre otros pedidos. Hasta ahí, vamos relativamente bien y te la llevo, el tema es que el problema radica en los rangos de edad, ya que estos van desde los 20 a los 30 años, salvo algunas excepciones que la edad se extiende hasta los 35 años, y esto sucede en un 75% de los avisos; ergo los cuarentones, quedamos arafue.
Los pedidos, me parecen un poco contradictorios, porque a una persona de 20 o 25 años digamos, le estas pidiendo que asuma una serie de responsabilidades o que tenga una experiencia laboral que difícilmente pueda cumplir, ya que a esas edades puede que recién se estén incorporando al mercado laboral, viven todavía con los padres y están en plena efervescencia a la hora de vivir la vida.
He hablado con personas que se dedican a la selección de personal, donde me han dicho que las personas y nuevas generaciones han cambiado en su génesis y modos de afrontar un trabajo formal.
Me han dicho que difícilmente tengan continuidad o asiduidad, donde las faltas son algo común y las empresas piden casi que por favor que los más jóvenes vayan a trabajar todos los días sin faltar. Tienen un alto índice de rotación, con las pérdidas que eso implica, si consideramos que a esa persona "nueva" hay que instruirla o capacitarla con las directivas y normas, para que pueda sumarse a la nueva empresa, para que luego a los pocos meses se vaya por hastío o el motivo que sea.
He visto, de primera mano, personas de menos de 25 años, fumar marihuana antes de entrar a trabajar o ir alcoholizadas, no me hago el puritano, simplemente digo que es común ir "de las chapas" a trabajar así, con lo que ello implica para la persona en particular y su entorno laboral.
Sé de empresas que exigen además de rendir en lo laboral, que sus empleados sean formales, rectos, no ser joviales, no conversar con los compañeros y no sé que otras pendejadas más, por sueldos muy bajos y no por esto menos calificados o exigentes.
O sea, teniendo 40 años o más, digamos que cumplís con todo los requerimientos, tienes años de experiencia laboral, madurez, el hábito de no faltar, eres responsable o tienes responsabilidades que hacen que al no haber abundancia de ofertas laborales busques estabilidad y no andes rotando o saltando de trabajo en trabajo.
Pero bueno al haber nacido después de 1977, gran parte de las empresas te ponen en una posición donde ya estás en condiciones de jubilarte, porque el mercado laboral... prefiere gente más joven.

Peces



"Cuando la oferta es grande, hasta el pez desconfía" 

Francia campeón 2018


Estando en plena efervescencia del mundial de Rusia, Luis Suárez se despachó en conferencia de prensa, previa al partido contra Francia por octavos, hablando sobre cómo solo los uruguayos sabemos que es ser uruguayo (valga la redundancia) y que el francés Griezmann, no sabe lo que es ser uruguayo y lo difícil que es salir adelante en un país como el nuestro, referido a los dichos de su rival Antoine, que había confesado muchas veces su afecto hacia Uruguay y nuestras costumbres, tales como el mate, música, etc., previo al partido. 
No voy a citar las palabras de Luisito en la conferencia de prensa, pero bueno digamos que había cierto "tufo" a discriminación hacia el franchute. Luego medios de comunicación, personas de a pié y las "redes morales" (como dice Darwin Desvocatti), se encargaron de generar todo tipo de reacciones, donde a modo de broma o en serio, seguían un poco la prédica de Luisito, dando palos al francés.
La cuestión es que uno no puede abrir juicios sin conocer a las personas, pero si podemos reconocer que Antoine, se comporto con extremo respeto al no festejar su gol en el partido frente a la selección de Uruguay por respeto hacia sus amigos, mostrar diversos vídeos donde escucha música de bandas uruguayas y luego aceptando la bandera de Uruguay en la conferencia de prensa post final de la copa del mundo, entre otras tantas manifestaciones de afecto y respeto para con los uruguayos y nuestra cultura.
Creo que lo dicho por Luisito, lo dejó nuevamente en offside, frente a la opinión pública, porque como dice el dicho “el pez, por la boca muere”.

"Yo, yo y más yo"



¿Cómo salir como colectivo, si todos somos un "yo", donde no hay un nosotros y la fragmentación es moneda corriente?
Hemos comprado la cultura del individualismo, del ser único maravilloso y que cuanto más único, solitario y "auténtico", "más mejor". 
Ya casi por naturaleza, creemos en el liderazgo cuasi mágico, donde el Mesías de turno, nos llevará al éxito, ya que salir adelante como colectivo es imposible. 
Se nos ha asediado desde todos lados, nos han hecho creer desde todos lados, corrientes, cine y cualquier forma masiva de comunicación, que desde esa individualidad, desde ese individuo único irrepetible, ese “yo” ideal, le permitirá a la sociedad toda, el colectivo, el Estado, salir adelante con un éxito garantido. 
Esta forma de adoctrinamiento, digamos, corriente "mono social", es ley, y la verdad que estoy cansado de ver como personas de diversas edades, replican y reproducen, inconscientemente, al estar adoctrinados desde el vamos, que son únicos, que hay que aceptar como son, tal cual se muestran, sin filtros o tapujos, pasando por arriba a otras personas o colectivos, pregonando la postura del "yo, yo, yo y más yo". Donde no hay más mediación que el "estás con migo o estás contra mí", en una especie de verdad absoluta, irrefutable e inmutable.
Esto lo veo en el cotidiano, desde el político más anquilosado en su chacra de poder, siendo el más versado para muchos, hasta el hombre de a pié, siendo éste último, donde me incluyo, por compartir ese mismo suelo, donde el problema radica y se hace más preocupante. Ya que éste último, ha llegado una fragmentación superior, se mueve en una ínfima tribu, donde sus pocos "yo" comunes, se aglutinan, casi por error digamos o por la simple condición biológica de vivir en sociedad, donde el rose social, es ineludible claramente, ya que viviendo en sociedad, no podemos huir a estar juntos como especie humana.
Ver personas confrontar, sin ningún tipo de solidaridad o empatía por el otro, prácticamente vomitando palabras que salen del cerebro directo a la boca, sin tener contemplación o filtro.
Está claro que no debemos vivir en una especie de autocensura, donde a cada palabra tengamos que cuidarnos de lo que está considerado “políticamente” incorrecto en base a la sensibilidad de turno y que claramente somos individuos. Pero en esa especie de fuerza centrípeta, que todo lo lleva al "yo", no podemos, no debemos dejar de mirar al de al lado o al que nos acompaña. No ser conscientes del otro, hace que no nos reconozcamos a nosotros mismos. Ya lo decía la inscripción en el oráculo de Delfos "Conócete a ti mismo", que luego en el Alcibíades de Platón, mediante metáfora, nos explica cómo es posible conocerse a uno mismo, mediante la observación de nuestro reflejo en el ojo del otro. Cosa que no hace más que mostrarnos que para uno poder aprender a conocerse a si mismo, debe mirarse en el reflejo del otro, para comprender así, los errores de uno mismo, aprender y ser mejores. 
Dejemos de lado ese "yoismo" sin sentido, donde “yo” soy el que está en lo correcto y todos los demás están errados, donde las cosas se deben hacer a mi manera, porque lo digo "yo" y el resto está equivocado, prestemos un poco de atención al que tenemos al lado, seamos más tolerantes y solidarios, comprendamos que esto que vivimos hoy día, se sale adelante como un colectivo que suma individualidades, si, pero que esas individualidades han comprendido que para poder hacerlo, hay que estar juntos en forma consciente y no esperar que el Mesías o el iluminado que nos toque históricamente, nos salvará de forma cuasi mágica, para luego fragmentarnos aún más, masticarnos y vomitarnos, por no habernos dado cuenta antes.
. 

Boceto (Reflexión Gráfica)


"Pájaros nocturnos"


Técnica: Monocopia

Post Populares

- Copyright © Martín Andrade -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -